139-Li Ching Chao

LA PRIMAVERA
La primavera se alza de mi corazón
y florece en mis mejillas. Me siento mareada.
Como si hubiera bebido.
Intento escribir un poema en el que mis lágrimas
corran junto con las tuyas.
Mi colorete está viejo.
Me pesan demasiado las horquillas.
Me echo sobre mis cojines dorados,
envuelta en mi solitario edredón doble,
y aplasto los fénix de mi cabeza.
Sola y sumida en amarga soledad,
sin siquiera un buen sueño,
paso la noche recortando la mecha de la lámpara.
Li Ching Chao
AL CAER LA TARDE
Al caer la tarde, lluvia y viento
se llevan todo el calor de la jornada.
Dejo de tocar el huang y el sheng
para maquillarme ante el espejo.
Mis prendas son finas,
mi carne lisa y perfumada.
Sonrío y digo al amado:
-Van a sernos frescos y cómodos
la cortina, el colchón y la almohada.
Li Ching Chao

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s