252-Federico Escobar

NAPOLEÓNICA
Refieren que de incógnito entró un día
el endiosado Emperador de Francia
de su rango ocultando la importancia
al taller de paupérrima herrería.
Allí, un obrero lleno de energía,
de salud, de paciencia y de constancia,
que del yunque gustó desde la infancia,
hizo al guerrero noble cortesía.
Y así dijo el valiente nuevo Marte
al domador robusto del acero:
-Venga esa mano, quiero saludarte.
-Las tengo sucias- contestó el herrero.
-Siempre- repuso el corso- Bonaparte
limpias halló las manos del obrero.
Federico Escobar

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s