287-Juan Egaña

AMOR
Vendrá una hora blanda, y yo le diré: “vamos”;
y ella, sus manos dulcemente me tenderá…
Nadie nos verá ir por el blanco sendero…
y nos alejaremos, para no volver más…
Y en la paz de sus ojos se copiará el camino
todo lleno de luna y de serenidad,
la noche elevará vibraciones lejanas…
y nuestros labios, juntos, nunca se saciarán.
Y correrán los días tranquilos y callados;
y una tarde muy lejos de la torpe ciudad,
donde no pesará la ausencia del hermano,
nuestras espaldas beatamente se curvarán…
Pero siempre serán sus palabras amigas
y sus manos tendrán la misma suavidad
para posarse sobre mis ojos afiebrados…
mis ojos, los que un día le enseñaron a amar…
Será una tarde plácida… ¡tiene cosas la vida!
Llamará muchas veces… ¿quién le responderá?
Y entibiarán mis carnes gratamente sus lágrimas,
Y mi espíritu, triste, mirándola, se irá…
Juan Egaña

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s