740-Ángel Ganivet García

HIJA DE ORIENTE
Hija de Oriente que sueñas
oculta tras la montaña,
despierta y oye amorosa
la canción de la mañana.
“Yo soy la noche que llora
con las lágrimas
que el Sol, al ponerse, deja
por doquiera
que su rastro de luz pasa.
Tú eres la noche que ríe,
cuando el alba
nace y disipa las sombras
con las ondas
de su luz serena y clara.
Yo soy la sombra que corre
desolada;
amor que va ciego y mudo
por el mundo
soñando en la niña blanca.
Presa entre dos resplandores
va mi alma,
que a la blanca niña busca,
sin que nunca
en la tierra pueda hallarla.
Sólo una vez a lo lejos
vi a mi amada,
a altas horas de la noche
por el bosque
misterioso de la Alhambra.
Me acerqué, y no era la niña
de mis ansias;
un rayo de Luna era,
alma en pena
que por el bosque vagaba.
De un viejo sauce llorón
en las ramas,
un ruiseñor solitario
ha entonado
la canción de la esperanza.
Yo también saludo alegre
la alborada;
hija de Oriente, despierta,
y risueña,
asómate a la ventana”.
Ángel Ganivet García

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s