807-Manuel Ricardo Palma Soriano

LA GRAN NOTICIA
A un viejo que pasaba por la calle,
una mocita de arrogante talle
detuvo del faldón de la levita
diciéndole: – Señor, por vida suya,
quiero que usted me instruya
en las nuevas que aquí me participa
una tía que tengo en Arequipa-.
Y sin más requilorio
alargaba una carta al vejestorio.
Cabalgó el buen señor sobre los ojos
un grave par de anteojos;
el sobre contempló, rompió la oblea,
la arenilla quitó de los borrones,
examinó la firma linda o fea,
y se extasió media hora en los renglones.
Ya de aguardar cansada,
– ¿Qué me dicen, señor? -dijo la bella;
y el viejo echó a llorar diciendo: – Nada.
Has nacido, mi bien, con mala estrella.
Asustada la joven del exceso
del llanto del anciano,
le preguntó: – ¿Quizá murió mi hermano?
¿Está enferma mi madre? – Todavía
es peor cosa, hija mía:
¡No puedes resistir a esta desgracia!
¡Yo, viejo y todo me volvería loco!
– ¿Qué ha sucedido, pues, por Santa Engracia?
– ¡Qué tú no sabes leer… ni yo tampoco!
Manuel Ricardo Palma Soriano

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s