806-Ventura Ruiz Aguilera

LA PATRIA
Queriendo yo un día
saber que es la Patria,
me dijo un anciano
que mucho la amaba:
La Patria se siente,
no tiene palabras
que claro la expliquen
las lenguas humanas.
Allí, donde todas
las cosas nos hablan
con voz que hasta el fondo
penetra del alma;
Allí, donde empieza
la breve jornada
que al hombre en el mundo
los cielos señalan;
Allí, donde el canto
materno arrullaba
la cuna que el ángel
veló de la guarda;
Allí, donde en tierra
bendita y sagrada
de abuelos y padres
los restos descansan;
Allí, donde eleva
su techo la casa
de nuestros mayores…
Allí esta la patria.
El valle profundo,
la enhiesta montaña
que vieron alegre
correr nuestra infancia;
Las viejas ruinas
de tumbas y de aras
que mantos hoy visten
de hiedras y zarzas;
El árbol que frutos
y sombra nos daba
al son armonioso
del ave y del aura;
Recuerdos, amores,
tristeza, esperanzas
que fuentes han sido
de gozos y lágrimas;
La imagen del templo,
la roca y la playa
que ni años ni ausencia
del ánimo arrancan;
la voz conocida,
la joven que pasa,
la flor que has regado
y el campo que labras;
ya en dulce concierto,
ya en notas aisladas
oirás que te dicen:
Aquí está la Patria.
El suelo que pisas
y ostenta las galas
del arte y la industria
de toda tu raza,
no es obra de un día
que el viento quebranta;
labor es de siglos
que el cielo consagra.
En él tuvo origen
la fe que te inflama;
en él tus afectos
más nobles se arraigan;
En él han escrito
buriles y hazañas,
pinceles y plumas,
arados y espadas.
Ya anales sombríos,
ya historias que encantan
y en rasgo indeleble
tu pueblo retratan.
Y en tanto a su vida
la tuya se enlaza,
cual se une en un árbol
al tronco la rama.
Por eso, presente
o en zonas lejanas,
do quiera contigo
va siempre la Patria.
No importa que al hombre
su tierra sea ingrata,
que peste y miseria
jamás de ella salgan;
Que viles verdugos
la postren esclava,
rompiendo las leyes
más justas y santas;
Que noches eternas
las brumas le traigan,
y nunca los astros
su luz deseada.
Pregunta al proscrito,
pregunta al que vaya
sin pan y sin techo
por tierras extrañas;
Pregunta si pueden
jamás olvidarla,
si en sueño o vigilia
por ella no claman.
No existe a sus ojos,
más bella morada,
ni en campo ni en cielo
ninguna le iguala.
Quizá, unidos todos,
se digan mañana:
-Mi Dios es el tuyo;
mi Patria, tu Patria.
Ventura Ruiz Aguilera

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s